Son las comunidades eclesiales acompañadas por Misioneros del Espíritu Santo junto con laicos comprometidos. Éstas pueden ser parroquias o templos.