Concepción Cabrera de Armida •••

Un día como hoy 3 de marzo 1937 Conchita muere y nos deja una gran encomienda:

Moriré: no podré ya sufrir …

Me faltarán las fuerzas para postrarme al pie del Sagrario …

Mi corazón dejará ya de latir …

Pero, qué consolador será para mí pensar que, sobre la tierra, quedarán labios que en mi nombre continuarán alabando a Dios …. Corazones, que en mi nombre sigan latiendo de amor por Jesús …

Hostias vivas, que en mi nombre sigan elevando al cielo el perfume divino de la sangre …

¡Son mi sangre!, y en ellos continuaré sufriendo, como continuaré amando … ¡No moriré del todo, hijos míos, me sobreviviré en vosotros!

La inmortalidad de Dios, es decir, la perfecta transformación en Él, la consumación en la Unidad, esto es inefable, de ello … hablaremos en el cielo.

-Amén-

CC, 44, 176A-176B. 3 de enero de 1924

Beata

 Concepción Cabrera

83 Aniversario de su regreso a Casa del Padre