Con gran alegría y el corazón lleno de esperanza, el pasado miércoles 11 de septiembre estuvimos acompañando a Tatos, Alfonso y Bernardo en la inauguración de la nueva comunidad de inserción, ubicada en la Colonia Vicente Guerrero, Oaxaca. Durante todo el día quienes asistimos a este importante momento para nuestra Provincia, pudimos ver el entusiasmo de una comunidad que textualmente ha nacido de dónde no se espera que surja la vida “a un costado del tiradero de basura municipal”.

 Así es, todo inició por un grupo de recicladores que establecieron su trabajo y vivienda en este lugar (hace aproximadamente 45 años), donde han ido poco a poco conformando una verdadera comunidad de personas alegres, trabajadoras, muy generosas y emprendedoras que han hecho posible sacar adelante, junto con el acompañamiento de diferentes personas, comunidades religiosas y sacerdotes proyectos muy importantes para el desarrollo de la comunidad, como son un dispensario médico, la construcción de un amplio y bonito templo y una importante escuela Musical (Santa Cecilia) que cuenta con más de 160 niños, niñas, adolescentes y jóvenes quienes complementan su formación académica con el desarrollo de sus habilidades musicales, a partir de una sana disciplina y procesos integrales de formación.  

Durante la celebración Eucarística Monseñor Pedro Vásquez Villalobos, dio una cálida bienvenida a la comunidad de Misioneros, en quienes puso altas esperanzas, mismas que sin duda también tiene la comunidad.

Posteriormente, los miembros de diferentes grupos parroquiales ofrecieron un delicioso convivio, ambientado por la Escuela de Iniciación Musical “Santa Cecilia”, terminando la tarde con una agradable tertulia en casa de la nueva comunidad de Misioneros del Espíritu Santo.  Finalmente, es de resaltar la calidez, detalles y acogida ofrecidos por el P. José Rentería, Párroco de Santa Cecilia, con quien la nueva comunidad colaborará en un solo equipo pastoral.

Un significativo grupo de Misioneros asistieron para acompañar a la nueva comunidad, ellos fueron: José Luis Loyola en representación del Consejo General, Ricardo Páez, Pablo Héctor González, Marco Álvarez, del Consejo Provincial, Homero Merlín y un grupo de postulantes, Luis Felipe Reyes del Filosofado,  Pepe Castelán,  Mario Anota de la comunidad de Tuxtla, Leonardo Pizano y Emilio Suberbie de la comunidad de Mérida, Marcos Rodríguez y Carlos de León de la comunidad de Huexotitla, José Bastarrachea de la comunidad del Altillo y Juan Molina de la comunidad de Cruces. A este grupo se unieron las Religiosas de la Cruz de Oaxaca, integrantes de Apostolado de la Cruz y Alianza de Amor, el equipo del Departamento de Misión y algunos sacerdotes de diferentes congregaciones.

A Tatos, Bernardo y Alfonso nuestros mejores deseos en este inicio de la comunidad, que el Espíritu sople fuerte para ayudarles a comprender que espera de ustedes en este lugar y en este momento de la vida de sus pobladores.